Economia verde

Escogí la economía verde por que es un nombre muy potente y suena muy bonito, pero lo llevo a la realidad de mi país donde se mantiene una traba gigante con respecto a las energías renovables y más amigables con el medio ambiente, como ejemplo tenemos el controversial caso de Hidroaysen.

Vivimos tiempos difíciles. La humanidad y el planeta están  sumergidos en una trama de diversas crisis que parecen agravarse o enraizarse cada vez más. La crisis climática se suma a una crisis ambiental, y ambas se agravan producto de la crisis económica. Al mismo tiempo, quienes ejercen poder para determinar posibles vías de escape en cuanto a soluciones de manera nacional e internacional, parecen incapaces de identificar soluciones reales. Las negociaciones internacionales giran en torno a falsas promesas de solución, en medio de un ambiente de complacencia y autoengaño. Tenemos frente a nosotros la evidencia desnuda de estás graves crisis, pero sólo escuchamos aplausos para un manto de soluciones que no son tales.

A diferencia de lo que ocurría una década atrás, ya nadie puede esgrimir ausencia de evidencia o de conocimiento acerca de la crisis climática y de la crisis ambiental. Fueron miles y miles de organizaciones, activistas y científicos que se dedicaron a invertir todo tipo de esfuerzos para hacer conciencia en la sociedad y entre las autoridades. En el ámbito audiovisual fueron muchos los documentales y programas completos de dicados a promover un cambio en la conciencia de las personas y de mostrar con datos empíricos lo que sucede con la naturaleza. La evidencia científica y práctica es tan abrumadora, que los intentos por ignorarlas se baten en retirada. Por momentos, cuesta hoy recordar que no mucho atrás éramos un mundo en que casi todos los gobiernos y empresarios se negaban a reconocer la crisis climática o, en términos más generales, la crisis ambiental. Mientras el calentamiento y el deterioro seguían y seguían, los gobiernos hacían poco o nada y las empresas querían que se hiciera menos aún. Sin embargo, la conciencia acerca del problema pareció abrirse camino de a poco. Hoy, los llamados a cuidar el planeta surgen de todos los rincones. Desde las bombillas de bajo consumo en cada hogar hasta grandes edificios corporativos que no contaminan un ápice, nos rodean los ejemplos sobre cómo todos y cada uno debemos hacernos responsables por las crisis y ayudar a solucionarlas.

¿Será que finalmente logramos concientizar a pueblos, gobiernos y empresarios? En parte claro que sí y en parte claro que no. La información que hemos socializado y la experiencia cotidiana han logrado que sectores extremadamente amplios sepan hoy que los sistemas climáticos y ecológicos han sido profunda y gravemente alterados. Por lo mismo, sólo una agenda ideológica de corte dogmático extremo permite negar en la actualidad que enfrentamos una crisis climática y ambiental de proporciones incalculables. Todo indica, sin embargo, que gobiernos y empresarios no decidieron reconocer lo obvio porque por fin vieron la luz, sino porque finalmente lograron idear o entrever formas de hacer mucho dinero con las crisis que afectan la sobrevivencia del planeta. Todos los grandes actores de las finanzas globales, así como un número creciente de fondos de inversión en cambio climático, tanto públicos como privados con el apoyo del Banco Mundial, el FMI y los bancos regionales de desarrollo, han elaborado documentos donde resaltan una y otra vez las grandes oportunidades de negocios que se han creado con las alteraciones del clima y los ecosistemas.

Es evidente que las empresas pueden hacer mucho para mitigar el efecto del calentamiento global. La responsabilidad para reducir el calentamiento global lo tienen principalmente las compañías, que son el motor de la economía, pero también los Estados y las personas (cambiando su comportamiento de consumo individual).

El asunto medio ambiental debería formar parte de la estrategia operativa de las empresas.  Deberían considerar proyecciones climáticas para identificar riesgos e integrar la adaptación al cambio climático en su toma de decisiones.

Además de cumplir con las leyes, deberían asumir responsabilidades por los impactos ambientales provocados; tener un enfoque precautorio; evaluar, reducir, mitigar los riesgos e impactos ambientales; y además asumir el costo de su contaminación (como fondos de contingencia para contrarrestar los costos de incidentes ambientales).

En el ámbito audiovisual el pasado 2012 fue un año en particular marcado por un bombardeo de información de carácter apocalíptico,  en cada canal de tv abierta y por cable teníamos documentales que hablaban de teorías sobre el fin de los tiempos y de catástrofes inminentes de la naturaleza sobre la raza humana.

Con la manipulación necesaria de la información por parte de grandes conglomerados, las personas comunes y corrientes vivieron muy atemorizadas gracias a estas verdaderas campañas del terror, que solamente beneficiaron a la economía ya que la gente de mi país en chile se abasteció en cuanto alimentos no perecibles, bateras, radios, equipos de supervivencia y todo lo que la amplia gama del mercado les pudo vender. Este fenómeno me demuestra que las empresas usan todo a su beneficio y creo que estas entidades se dieron cuenta hacia donde se dijere el mercado y que tienen un nicho nuevo para explotar.

¿Quienes son este nuevo nicho?  La gente como nosotros, que ya tenemos una cultura verde y que saben que escogeremos empresas que mantengan una “llamada economía verde” Lo cual es lamentable, pero cabe destacar que también existen empresas que de verdad han hecho cambios importante para contribuir en el cuidado del medio ambiente.

Kommentar verfassen

Bitte logge dich mit einer dieser Methoden ein, um deinen Kommentar zu veröffentlichen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s