Más allá de crecer o reducir… personas y territorios con voz y prácticas

La economía capitalista genera serias alteraciones en nuestros entornos sociales y naturales, lo cual se refleja en el aumento constante de conflictos territoriales en torno a los bienes naturales debido a su constante y creciente explotación y degradación. En este sentido, se vuelve urgente pensar y crear alternativas concretas hacia una verdadera sustentabilidad local y global. Si bien se necesitan cambios estructurales en el plano macroeconómico y político, no es menos cierto que los cambios culturales que estamos experimentando a niveles comunitarios y de agrupaciones que trabajan consecuentemente con el mejoramiento ambiental y espiritual reflejan importantes avances y esperanzas. Es primordial  transmitir, promover y replicar estas experiencias en los diferentes planos donde nos desenvolvemos (individual, comunitario, laboral, etc.). Es basal inculcar la responsabilidad individual sobre el colectivo.

Aquí planteamos dos aspectos primordiales -desde nuestra visión- para alcanzar un futuro más digno para vivir y convivir.

Más allá de reducir… pensar y crear una nueva economía

No se trata solo de reducir, sino de ir al corazón a lo central del problema. Debemos ir más allá, pensando y reconstruyendo una nueva economía, lo cual no es un tema de corto plazo, sin duda se trata de una transición, pero que es necesario ir instalando el tema desde ahora. Una nueva economía que no necesariamente sabemos ahora la forma y resultados, sino que se debe construir entre todos desde una forma participativa real y efectiva, en donde todos tienen el mismo poder de opinar y buscar consensos que nos permitan en forma autónoma realizar nuestros sueños. Efectivamente esta nueva economía es el resultado de la información, educación, participación y construcción colectiva de nuevas alternativas.

Territorios y personas empoderadas

La tarea es reducir la producción y el consumo. No estamos construyendo a escala humana, no consumimos según nuestras necesidades (diferentes satisfactores. Ejemplo, no es lo mismo satisfacer la necesidad de transportase en bicicleta que con un audi. El satisfactor tiene connotación cultural), no respetamos nuestros entornos. La sociedad se encuentra desvinculada de sus territorios y lugares, debemos enfrentar esta situación con una estrategia de arraigamiento y soberanía efectiva en cada uno de los espacios. La autonomía, en cuanto a las decisiones que se tomen en el territorio, es una posibilidad de que los habitantes efectivamente „habiten“, construyendo, imaginando y recreando sus espacios. ¿Cómo logramos eso?, con una independencia del poder central o descentralización para no ser tan radical. ¿Cómo se le decimos a los pequeños agricultores del Valle del Huasco que reduzcan su consumo de agua cuando Barrick Gold sobreutilizó y contaminó sus aguas? Quizás si los habitantes del Valle del Huasco hubieran decidido sobre su territorio, eso no hubiera pasado.

Son muchos puntos más los que debemos abordar como sociedad, es un proceso largo, pero muchos ya estamos pensando y creando.

Autores: S. Ortega – H. Fernandez – F. Vásquez – P. Lopez

Kommentar verfassen

Bitte logge dich mit einer dieser Methoden ein, um deinen Kommentar zu veröffentlichen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

w

Verbinde mit %s