Cuando el Crecimiento no lo es todo

  Antena Celular y Molino en Villa Alemana

El mundo ha duplicado su población y su crecimiento acelerado desde 1972, fecha donde ya se alertaba sobre la explotación y de lo que se nos vendría después.  Las curvas de crecimiento van amarradas al excesivo consumo y depredación de los recursos disponibles. La ONU advierte que en pocos años más, no habrá agua limpia y cercana, solo “agua sucia y a 10 millas de distancia”.

Y nos estamos moviendo a una escasez de energéticos y especulaciones para que el capital tenga movilidad y pueda entenderse con los políticos más que con los propios economistas, bueno, una lucha por el poder también.

El mundo, así, no está tan alejado de lo que se ha dicho, pero si no hay un freno, nos vamos a un precipicio de magnitudes insospechadas. A través de la sobreexplotación de los recursos naturales el ser humano (más bien, las grandes potencias), han logrado ser quienes manejan la economía mundial. Partiendo desde la llegada de Colón a América y la explotación de indígenas y recursos naturales que aconteció tras su visita, hasta la actual explotación del petróleo y la permanente lucha que mantienen ciertas naciones en pro de este combustible.

El planeta se ha intervenido por la raza humana de manera brutal, convirtiendo al ser humano en un animal. Es necesario volver a lo social, volver a estar bajo esos límites que menciona Dennis Meadows, de esos límites de sociedad en pro de la sustentabilidad social, ecológica y económica.

Opciones

La globalización y la apertura del mundo ha provocado una mayor contaminación, una mayor huella de carbono ya que para producir estas tecnología es necesario un mayor gasto de energía y para suplir esa energía que no da abasto, es necesario generarla por medio de agentes contaminantes.

En lo social  las nuevas tecnologías han transformado la sociedad, han alienado a los individuos y homogeneizado sus opiniones. La población mundial se ha transformado en individualista, avasalladora, con sociedades narcisistas.

A través de la larga vida de nuestro planeta hemos hecho uso de ella sin consciencia de las consecuencias, más bien, con los conocimientos de ellas pero sin reparar los daños provocados. Estamos obligando al planeta a superar sus propios límites, sobrepasamos estos términos para lograr un crecimiento que las grandes empresas quieren obtener por medio de la creación de necesidades, un crecimiento que sólo pertenece a algunos y tal como la sociedad actual es individualista.

Atisbos de Prosperidad

En tal sentido, Tim Jackson sugiere que lo ideal es invertir pero en tecnologías e infraestructuras bajas en carbono. La prosperidad debe ser compartida al igual que el crecimiento. Sin embargo, esto se da de manera individual, donde el narcisismo destaca por sobre la comunión de bienes y recursos, de la búsqueda de una prosperidad social y económica a través del trabajo en conjunto, donde el compartir los recursos sea un bien y el buen uso de estos sea sustentable y no dañe a la Tierra.

Lo nuevo en el consumo ya lo preveía Adam Smith hace más de dos siglos: una vida sin vergüenza, prácticamente, por tener lo último en tecnología, bienes, servicios. Pero el costo seguirá siendo muy alto por saciar la “novedad”, lo insaciable de tener y tener más cosas, solo para gastar.

Y desde esa perspectiva, Jackson se refiere al consumidor compulsivo y que no se preocupa de ahorrar dinero o invertir en actitudes y sacar provecho a no aumentar la huella de carbono. Dispuesto a colaborar en no seguir contaminando.

Así, apuesta por la “nueva economía”, que debe enfocarse en el corazón del modelo, “re-imaginar qué es invertir”: algo distinto a lo que ha sido el tradicional consumo por consumir. Además de los engaños político-económicos que surgen para que el crecimiento financiero de algunos sea sostenible, el tema del colapso del sistema a través de la negativa de adquirir necesidades creadas.

Una correcta implementación de las NTIC es una forma de eficiencia, no como una necesidad creada. Que sean utilizadas en pro de la sustentabilidad social, ecológica y económica, no como una forma de desarme social.  La inteligencia del ser humano para crear tantos avances tecnológicos es una buena forma de utilizarla para la prosperidad de la humanidad.

Son nuestros gobernantes los que deben iniciar una campaña sustentable en todos los sentidos, sin embargo, sólo vemos palabrerías todos los años. Sí, han existido avances, pero en sociedades “desarrolladas”, sociedades de las que debemos tomar el ejemplo y no cometer los mismos errores.

Autores: Déborah Donoso Moya  / Carlos Danilo Alarcón Astete

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s