#
blog
2014 | Chile, Espanol

La “transformación silenciosa” y los ritmos de la tierra: la combinación imperfecta

Movimientos actuales como el  llamado “slow” promueven ir más despacio para llegar más lejos, y con ello dejar atrás  la ideología capitalista que pretende crecer aceleradamente. Todos sabemos que es insostenible, y que en poco tiempo esa escalera va a caer.

Por un instante nos detuvimos a pensar en nuestra realidad.  En cómo nuestras regiones y países han ido sufriendo transformaciones con el paso de los años y cómo nosotros, quienes habitamos en ellos, no hemos sido capaces de percibir aquello. Salvo hoy día, cuando retroceder es casi imposible.

Hoy, somos capaces de darnos cuenta que están desapareciendo algunas especies, mientras algunas, están mutando y otras simplemente ya desaparecieron.

Algunos ejemplos que dan cuenta del evidente Cambio Climático son la mortandad de sardinas y anchovetas en Puchuncaví (Chile), y aún cuando hasta hoy no existe una versión oficial, las sospechas apuntan a la planta generadora de energía que está a pocos metros del lugar donde se encontraron muertos los peces. Las noticias de los diversos medios nacionales hablan de la gran cantidad de agua que succiona la planta para enfriar sus sistemas, llevándose consigo además, a los peces.

Así como en Puchuncaví, también en Magallanes, la región más austral existente en Chile, se han presentado eventos asociados al consumo desmedido de los recursos naturales, como lo es el petróleo. En enero del 2011, se enunciaba el alza del gas del 16,8%, un elemento de vital importancia para la vida de quienes habitan el zona, provocando la reacción en cadena de una comunidad organizada que sin esperar formó la Asamblea Ciudadana de Magallanes y paralizó indefinidamente a la región por siete días, hasta llegar a acuerdo y lograr un alza equivalente al 3%.

El altísimo consumo de energía, el crecimiento demográfico y el creciente deterioro ambiental son un hecho casi imposible de revertir. Un hecho que avanzó sin remordimientos y que hoy es difícil de pausar. La “transformación silenciosa” está más presente que nunca y crece cada día en el cual las sociedades no somos capaces de darnos cuenta del futuro que se avecina, quedando así, ignorado el problema del crecimiento desmedido y la mala utilización de la energía y por ende, de los recursos.

Sociedad de consumo, soy en cuanto tengo

La actitud cultural ante el crecimiento y cómo nos enfrentamos a ello posee un componente cultural que durante años ha estado presente. Hablar de crecimiento no es referirse a la creación de nuevas tecnologías que lo avalen, sino más bien, a crecer en la justa medida y de una forma adecuada.

Bajo este contexto, debería comprenderse que urge adoptar nuevos patrones de consumo, aún comprendiendo que el sistema económico actual se centra en el concepto de consumo de bienes y servicios, ambos, resultado de la economía capitalista  y el crecimiento desatado de la cultura del “soy” en cuanto “tengo”.

La producción exacerbada de los bienes y servicios va de la mano con el sacrificio de los recursos naturales, así tal cual, pues en la medida que necesitamos mayor cantidad de muebles, tendremos menos bosques; a mayor demanda de un producto “x” sacrificaremos “z”.

Hay productos que consumimos y no son necesarios para una vida digna, fabricar estos productos demanda el uso de recursos naturales finitos que cada vez se agotan más y que si son esenciales para vivir; debemos ser conscientes de esto y generar una nueva balanza del mercado, consumir menos cosas inútiles implicará reducir el gasto innecesario de la vida del planeta y aumentar las posibilidades de una vida digna por muchos más años.

También, hay detractores de las estrategias que implican producir menos justificando un decrecimiento de la economía, pero si reemplazamos la fabricación innecesaria por otros productos o servicios que hagan más feliz a las personas (educación, deporte, etc), la curva positiva del crecimiento económico no se vería afectada: se mantendría la oferta de empleo y el consumo.

Como afirma Dennis Meadows,  “el planeta es como un tranvía sin conductor, no existen mecanismos para frenar automáticamente ante los obstáculos”, por tanto las acciones deben ser inmediatas y a nivel local y global para prever un desarrollo y crecimiento sostenible. La principal acción debe ser la educación y se debe enfocar principalmente en la educación ambiental y la sensibilización sobre un consumo equilibrado. En este aspecto se ha hecho poco, por no decir que nada, los intereses del sistema se basan en consumir desmesuradamente.

Existe un mundo finito, un límite,  por ello tenemos que frenar e ir más despacio, con la población y la producción industrial. Mientras más población, doblamos el uso de los recursos y con ello la contaminación. El consumo  nos está llevando a la destrucción del planeta ya que mientras más “cosas” necesita el hombre, más “cosas” producen las industrias y más desnudo va quedando el mundo.

Lidiar con el crecimiento económico: la gran tarea

“No podemos vivir con él y no nos es posible vivir sin él”, señala Tim Jackson, una contradicción que toma sentido al aterrizarlo a la realidad actual.

Habla de un consumo desorbitado, de una necesidad de adquirir bienes sin medida. El consumo se ha transversalizado y hoy se da en todos los estratos sociales, entre todas las edades y personas, lo cual nos ha llevado a desear aquellas “novedades” que nos ofrece el mercado.

Sin embargo, existe la posibilidad de una nueva economía, que podría relacionarse con el denominado “comercio justo”, donde se pretende alcanzar el desarrollo sustentable de la oferta, el desarrollo íntegro, donde conversen la sustentabilidad económica, social y ambiental, y se centre nuestra vida en lo simple, en lo básico, en la familia.

Quizás ya no podemos dar marcha atrás y tampoco, nos es posible quedar en el lugar que nos encontramos. Si tan solo se hubieran tomado medidas (educación, sensibilización para concretar la comprensión de las comunidades) respecto de lo importante que sería en el futuro (hoy) el haber actuado con desaceleración, quizás habría mayor posibilidad de visualizar un futuro más auspicioso.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Menu

Archive


Facebook Twitter Youtube soundcloud zotero

Ein Projekt von:

KMGNE   Kolleg für Management und Gestaltung nachhaltiger Entwicklung
Offizielles Projekt der UNESCO Weltdekade 2013/2014
EuropeAid
Wissenschaftsjahr 2015 Zukunftsstadt

ArtCOP21 – Cultural Programme for Paris Climate 2015 #ArtCOP21

ArtCOP21 – Cultural Programme for Paris Climate 2015
EU Youth in Action | This project has been funded with support  from the European Commission.  This publication [communication] reflects  the views only of the author, and the  Commission cannot be held responsible  for any use which may be made of the  information contained therein.
baresus.net